¿INNOVACIÓN EDUCATIVA O MARKETING POLÍTICO?

ENTREVISTA

Hoy entrevistamos al profesor Gustavo Lesbegueris, de vasta trayectoria en el campo educativo y de cálida personalidad. Fue Defensor Adjunto del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires (2001-2008), en 2009 concursó el cargo que actualmente desempeña de Director de Educación y Cultura de la Defensoría del Pueblo. En el CENS Nº 44 dicta desde el año 2001 la materia Educación Cívica y fue uno de los impulsores de que se imponga al establecimiento el nombre de Héctor Germán Oesterheld, el genial guionista de historietas de nuestro país, detenido y desaparecido durante la última dictadura militar. En el transcurso de la entrevista abordamos temas complejos, que el profesor analiza con profundidad y sencillez, como si escribiera con la tiza en el pizarrón de la escuela.

gustavo-lesbegueris

“Me presento: tengo 53 años, soy licenciado en educación y profesor de ciencias jurídicas, políticas y sociales egresado del Instituto Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González”. Me desempeño como profesor titular de Educación Cívica, en 1º 2ª del CENS Nº 44 “Héctor Germán Oesterheld”, vivo en el barrio de Flores desde que era muy pequeño, estoy casado, tengo dos hijos de 13 y 16 años y soy fanático de la gloriosa academia Racing Club”.

¿Por qué Educación Cívica, profesor?
Porque es la asignatura que mejor me permite transmitir y compartir con los/as estudiantes contenidos que siempre han sido centro de mis preocupaciones, como la construcción de una democracia participativa, los poderes del Estado y los poderes fácticos, la Constitución y las leyes, el ejercicio de los derechos políticos y la ciudadanía y la defensa y promoción de los Derechos Humanos y las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, entre otros. Es la materia que me ha permitido, por ejemplo, trabajar con los estudiantes estos contenidos y llevarlos a la práctica junto con el equipo de conducción del CENS y mis colegas docentes en el marco del proyecto de imposición del nombre de Héctor Germán Oesterheld a nuestro Centro Educativo, cuando elaboramos mancomunadamente el Proyecto de Ley, lo presentamos a la Legislatura de la
Ciudad, lo defendimos en la Audiencia Pública en la que se analizó la iniciativa y, finalmente, vimos plasmada esa idea cuando la legislatura sancionó la Ley nº 5024 el 3 de julio de 2014.

¿Qué es la Defensoría del Pueblo y cuál es el cargo que ocupa?
Es un organismo unipersonal, independiente, autónomo y autárquico creado por la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuya misión es velar por la defensa de los derechos y las garantías de los habitantes de esta Ciudad ante actos, hechos u omisiones del Estado que vulneren esos derechos y, al mismo tiempo, ejercer el control del Gobierno de la Ciudad y las empresas concesionarias que actúan en esta jurisdicción.En el año 2001 tuve el honor de ser elegido por la legislatura porteña para desempeñarme como Defensor Adjunto del Pueblo y en 2009 concursé el cargo que actualmente ejerzo de Director de Educación, Ciencia, Cultura y Tecnología.

¿Cuál es su opinión sobre el nuevo proyecto de reforma del secundario? ¿Le parece que va a tener aceptación de la comunidad educativa?
Por un lado hay amplio consenso en la comunidad educativa en cuanto a la necesidad de repensar la escuela secundaria, poder congeniar obligatoriedad y calidad de la educación, combatir el abandono y la repitencia, entre otros desafíos. Sin embargo, no podemos soslayar que la misma administración gubernamental que está implementando el tercer año de la llamada Nueva Escuela Secundaria de Calidad (NESC) propone una “reforma de la reforma” denominada “Secundaria del Futuro” sin presentar un diagnóstico del estado de situación de la escuela media y de la que nos enteramos a través de los medios masivos de comunicación y un powerpoint. Esa metodología inconsulta y extemporánea, con un claro sesgo de marketing político es la que generó el masivo rechazo de gran parte de la comunidad educativa (Rectores/as, profesores/as y estudiantes) que solicita una prórroga de la reforma y espacios de información, debate y propuestas, entendiendo que una iniciativa como la que se está propiciando para tener sentido y perdurar requiere de amplios consensos y acuerdos antes que de imposiciones y marketing.
La enseñanza en la Argentina siempre fue considerada la mejor de América Latina.

¿Usted diría que la política está echando a perder ese ranking pedagógico?
Nuestro país ha sido de la ley 1420 en adelante pionero y referente a nivel internacional en materia educativa, las leyes de universalización y obligatoriedad escolar han garantizado el acceso y una amplia cobertura en la educación básica, mientras que la escuela secundaria, históricamente selectiva, se encuentra en la disyuntiva de congeniar masividad y calidad de la educación, siendo éste uno de los grandes desafíos a afrontar por parte de nuestro sistema educativo. Hoy contamos con una Ley de Educación Nacional que garantiza el derecho social a la educación y es un punto de partida para continuar mejorando. En cuanto al nivel de la educación superior, la Universidad de Buenos Aires continúa siendo una de las mejores del mundo en
cuanto a nivel académico y de investigación, que recibe permanentemente estudiantes de la región y de otras latitudes. En ese sentido, las políticas públicas en materia educativa deben plantearse a partir de amplios consensos que permitan resolver los problemas que actualmente se presentan en las escuelas.
La secundaria es una condición necesaria para la inclusión laboral.

¿Cómo hacer para que el joven no abandone la escuela?
Entiendo el trasfondo de tu pregunta, pero quisiera enfatizar en primer término que la escuela media no solo prepara para la inserción en el mundo del trabajo, sino también para el acceso a niveles superiores de conocimiento y para el ejercicio pleno de una ciudadanía activa, crítica, informada, comprometida con la sociedad y su tiempo. Hago esta aclaración a propósito del proyecto “Secundaria del Futuro” y el debate en torno a las pasantías, que pareciera en un punto sesgarse hacia el objetivo del acceso al mercado laboral y ello en un contexto regional y local de pérdida de derechos laborales y futuros proyectos de flexibilización laboral que se anuncian para después de las elecciones.Al respecto, llama la atención que aún no sepamos el alcance de la reforma con respecto a las escuelas de gestión privada, circunscribiéndose -según pareciera- exclusivamente a las de gestión estatal. Esto debe aclararse porque fragmentaría aún más nuestro sistema educativo. En cuanto al abandono escolar, entiendo que la mejor receta para combatirlo es una escuela con un proyecto pedagógico institucional debatido y compartido por sus miembros, con equipos de conducción centrados en lo pedagógico y no en aspectos que los alejan de esta prioridad (como las cuestiones de infraestructura, la burocracia, etc.) con profesores/as sólidamente formados y actualizados trabajando articuladamente por áreas en el marco del régimen de profesor por cargo, una escuela equipada y con mantenimiento, abierta a la comunidad y a la participación activa de sus miembros y, por supuesto, con un sistema de becas e incentivos para garantizar el acceso y la permanencia de aquéllos estudiantes en situación de vulnerabilidad socioeconómica.

Agradecimientos: Gustavo Lesbegueris (profesor)
Colaboración: Eduardo Martínez (profesor)
Por: Lealís
Fotos: Ariel López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s